Trabajando por la conservación de los primates del sureste

En el sureste mexicano habitan tres especies de primates: el mono aullador negro (Alouatta pigra), el mono aullador pardo (Alouatta palliata) y el mono araña (Ateles geoffroyi), las cuales además representan a México como el límite norteño en la presencia de primates silvestres en todo el continente americano.

Actualmente las tres especies están catalogadas “en peligro de extinción” en la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT 2010; y el mono aullador negro y el araña se han clasificado en las categorías de mayor riesgo de la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

dr-juan-carlos-serio-silva-2En Tabasco, las tres especies de primates se distribuyen y coinciden en su territorio. No obstante, en los últimos 40 años alrededor de 90 por ciento de su vegetación original se ha perdido. Según la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), cerca de 77 por ciento de la cobertura original de las selvas tropicales del sureste mexicano se ha perdido y degradado.

Debido a sus hábitos arborícolas y su alimentación folívoro-frugívora, los monos son muy vulnerables a la destrucción, fragmentación y degradación de su hábitat. Además de que en muchos lugares se encuentran amenazados por la caza furtiva y el comercio ilegal de mascotas, refiere la Conabio.

Es este escenario en el que, desde hace más de 25 años, Juan Carlos Serio Silva, investigador del Instituto de Ecología (Inecol) —que pertenece al Sistema de Centros Públicos de Investigación Conacyt— realiza trabajo científico para conocer aspectos biológicos, condiciones y cambios que han sufrido estas especies, pero también para difundir y crear conciencia sobre la importancia de su conservación, cuidado y rescate.

En una síntesis del proyecto denominado Identidad, conciencia y modelos de conservación para salvar al mono aullador negro y su hábitat natural en Balancán, Tabasco, Serio Silva y sus colaboradores explican cómo la investigación científica básica puede contribuir a generar un beneficio social.

Por la relevante función que desempeñan en la regeneración de los ecosistemas, los primates se han considerado como especies prioritarias para la conservación en México.

“Nuestros primates mexicanos tienen mucha importancia, son elementos clave en la dinámica de las selvas. Su relevancia ecológica radica en que son dispersores primarios. Muchas plantas no van a germinar si antes no han pasado esas semillas por el tracto digestivo de estos animales. Ellos ayudan incrementando el número de semillas germinadas y su velocidad de germinación”, comenta Juan Carlos Serio Silva.

Las tres especies de primates mexicanos se distribuyen en Tabasco. Según refiere el especialista, el género Alouatta habita en simpatría, es decir, que las dos especies de monos aulladores pueden convivir en un espacio único e incluso se han obtenido algunos reportes que sugieren un posible proceso de hibridación.

Aunado a lo anterior, Tabasco es también una zona idónea para entender diversos procesos ecológicos especialmente relacionados con la perturbación del hábitat.

Investigadores trabajando

El equipo ha trabajado ininterrumpidamente en el municipio de Balancán, Tabasco, desde el año 2000, y en 2006 fundaron la primera Estación Primatológica a las márgenes del río Usumacinta, el cual en vocablo maya significa “río del mono sagrado”, y que era mantenida por donaciones y recursos de proyectos.

Desde ahí, han realizado investigaciones en todo el estado de Tabasco y el resto del sureste de México, que incluyen, entre otras, la relación de los monos con su ambiente, su papel ecológico y su participación en la regeneración de las selvas. Los modelos predictivos de distribución y estudios poblacionales, porque de Tabasco se tenía poca información, “no se sabía ni dónde estaban, ni cómo se encontraban sus poblaciones y su hábitat”.

También se ha abordado la presencia y prevalencia de parásitos y enfermedades; sus respuestas fisiológicas, genéticas y hormonales; estudios nutricionales, energéticos y contaminación por metales pesados y, por último, el valor de la educación ambiental en la conservación del hábitat y los monos.

“La investigación clásica en ocasiones a la gente local no le favorece en muchos aspectos. En un acto de reflexión entre mis compañeros, decidimos que teníamos que trascender un poco más, y una de las cosas que intentamos lograr es que Balancán, que es el municipio que nos ha adoptado para nuestras investigaciones con primates, fuera un ejemplo de conservación a través de la figura de los monos saraguatos”, explica Serio Silva.

De esta forma se empezaron a imaginar Balancán como algo parecido a Michoacán, que se vincula de inmediato con las mariposas monarca, o Baja California, con las ballenas como su referente.

“Por muchos años siempre fue el objetivo promover la identidad y el orgullo por los monos aulladores negros y que estos se conviertan en emblema del municipio. Balancán, como un ejemplo internacional de conservación”, señala.

Las principales actividades realizadas como el fomento de la siembra de cercos vivos con plantas nativas que beneficien a los primates y a las personas pretende, sobre todo, el incremento del hábitat disponible para estas especies. Imparten además talleres informativos y de capacitación sobre uso de cercos vivos, generando grupos de trabajo y monitoreo con personas de la localidad para reforestación.

Han establecido un vivero forestal en Balancán para la producción de plantas nativas. Esto a partir de la colecta de semillas y pruebas de germinación que se realizan en ese espacio y cooperando con otros viveros para proveer de árboles nativos. Además, se aprovecha para promover huertos familiares de plantas medicinales, todo con el objetivo de restaurar.

Aunado a esto, y como una de sus mayores plataformas de difusión, han desarrollado diversos festivales, uno de ellos en Veracruz llamado Changos y Monos: Tesoros de Los Tuxtlas, durante 2014 y 2015. Se trata de un evento en el parque central de Catemaco donde hay exposiciones, escenario para actividades tanto culturales como de divulgación científica, conferencias, venta de artesanías, estands y diversas actividades.

Para Tabasco, el evento más importante es el que realizan en Balancán, denominado Semana Internacional del Mono Saraguato Negro, el cual se ha realizado desde 2013 y ha crecido en sus versiones de 2014 y 2015. En él participan instituciones académicas, se reúnen especialistas de todo el mundo, además de que se hacen visitas guiadas y un programa científico y cultural.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s