¿Vives bajo contaminación lumínica?

Más del 80% de la población mundial vive bajo un cielo con contaminación lumínica, sugiere un estudio. Los científicos explican en la revista Advanced Science cómo se utilizaron tanto mediciones terrestres como datos de satelitales para crear un atlas de un mundo iluminado por las luces artificiales.

El estudio revela que las poblaciones de Singapur, Kuwait y Qatar experimentan los cielos nocturnos más brillantes. Y al otro lado del espectro, las personas que viven en Chad, República Centroafricana y Madagascar son los menos afectados por la contaminación lumínica.

El Dr. Christopher Kyba, del Centro de Investigación Alemán de Geociencias en Potsdam, dijo “La luz artificial en nuestro medio ambiente proviene de muchas y distintas fuentes. Las luces del alumbrado público son un componente muy importante, pero también tenemos las luces de las ventanas en nuestra hogares y negocios, los faros de los vehículos y vallas publicitarias iluminadas, etc.”.

europa_luminicaEl mapa de brillo revela que el 83% de la población mundial y el 99% de los europeos y las personas en los EE.UU., viven bajo un cielo casi un 10% más brillante que su estado natural. Para algunos, el brillo artificial es aún mayor, dijo el Dr. Kyba. “Alrededor del 14% de la población mundial nunca usa su visión nocturna,” explicó. “La noche es tan brillante que utilizan su visión de percepción del color diurna para mirar el cielo”.

En Singapur, toda la población vive bajo este nivel extremo de brillo artificial, y es un problema que afecta a muchas otras partes del mundo. “El 20% de las personas en Europa y el 37% de las personas en los EE.UU. no utilizan su visión nocturna,” dijo el Dr. Kyba. “Es realmente un número enorme.”

Los investigadores advierten que las noches que nunca llegan a ser más oscuras que el crepúsculo están afectando a los animales nocturnos, mientras que en los seres humanos, la tendencia se ha relacionado con trastornos del sueño y otras enfermedades.

Kyba dijo que mientras que la iluminación era importante para el desarrollo y la seguridad, la tecnología necesita mejorar. “Hay una gran cantidad de luces públicas que no están particularmente bien diseñadas”, explicó. “Iluminan áreas que no son útiles, hacia el cielo, por ejemplo, donde no es útil para nadie. Hay una gran diferencia entre tener una calle bien iluminada, lo que significa que todo el mundo puede moverse fácil y seguramente; y una calle extremadamente luminosa, lo que podría significar que hay demasiada luz y que no está ayudando a nadie”.

La investigación sugiere que las luces que están bien direccionadas, o que se pueden atenuar o apagar mientras no se usan, podrían ayudar a reducir la contaminación lumínica, así como ahorrar energía. Los investigadores añaden que la contaminación lumínica está obstaculizando la astronomía: una tercera parte del mundo ya no puede ver la Vía Láctea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s